El Agente Tutor, con el concejal de Seguridad y la edil de Educación, se han reunido con familias para explicarles el funcionamiento de la nueva unidad policial.

Cambiar el régimen sancionador por trabajos a la comunidad es la última propuesta de la concejalía de Policía Local y de la Unidad de Agente Tutor en aquellos casos de menores que hacen botellón o se les coge consumiendo sustancias estupefacientes como hachís. Así lo explicaron anoche en la primera reunión con familias de escolares para presentarles la nueva unidad policial que está en marcha desde el pasado mes de marzo.

Estamos viendo con los servicios jurídicos del Ayuntamiento la fórmula legal para hacerlo y viendo si hay otros lugares donde ya cambian las sanciones económicas a los padres por trabajos a la comunidad del propio menor”, ha indicado Pablo Lizán, el concejal del área. Por su parte el Agente Tutor, Francisco José Martínez, indicó que “al final la multa la pagan los padres pero el menor que ha cometido la infracción no tiene ninguna repercusión más allá de la reprimenda que le pueda caer en casa, por lo que pensamos que esta puede ser una fórmula válida”.

Ayer se celebró la primera de las charlas con las familias del alumnado dentro de la nueva programación de la Unidad Agente Tutor de la Policía Local de Petrer, que se creó durante el pasado curso escolar y que tiene como objetivo tratar problemáticas relacionadas con menores dentro y fuera del entorno escolar, realizando, fundamentalmente, una labor preventiva de formación e información.

Las familias fueron informadas de la evolución y de las temáticas que se abordan en cada nivel educativo, y de cómo ha sido el proceso hasta conseguir esta unidad en la Policía Local de Petrer. Los padres y madres también expresaron su preocupación por temas como el consumo de alcohol a edades tempranas, las zonas de botellón, la venta de alcohol a menores o el régimen sancionador.

El concejal de Policía Local explicó que todas las acciones que se han llevado a cabo hasta ahora se han realizado en coordinación con los equipos directivos y los docentes de los centros escolares, y que “necesitábamos también que las familias de los alumnos nos expresaran qué piensan de esta unidad y saber cuales eran sus preocupaciones”.

Este año se amplía materia, sobre todo en lo referente a los delitos de odio, así como niveles educativos. Concretamente en este nuevo curso participan alumnos de 6º de Primaria y 1º de Secundaria como el año pasado, a los que se va a sumar los de 5º de Primaria y 2º de Secundaria.

La concejala de Educación, Sabina Sendra, ha señalado que a los temas que se están tratando en los dos primeros trimestres del curso se sumarán talleres más dinámicos que refuercen el contenido.

Por su parte, el agente tutor destacó el papel fundamental que tienen las familias en la educación de sus hijos ya que “de nada sirve que trabajemos los problemas del alcohol, por poner un ejemplo, si después llegan a casa y su consumo excesivo es una cosa que está normalizada”. En definitiva, su labor consiste en un recurso más para apoyar a la comunidad educativa, en estrecha coordinación con el resto de profesionales de la red de recursos municipales. Su ámbito de actuación se concentra en el entorno escolar y con los profesionales del ámbito social sin perder la condición de agente de la autoridad y todo lo que representa.

WordPress Video Lightbox Plugin