No se conoce a ciencia cierta la fecha de creación del cuerpo de Policía de Petrer, al menos, por el momento. En el Reino Unido, una prestigiosa revista del ámbito policial  publicó en 2008 un interesante articulo acerca de la historia de los diferentes distintivos y uniformes usados por los componentes del Cuerpo, desde la década de los 50 del siglo XX hasta la actualidad.

            Las siguientes líneas son únicamente una breve muestra que nos acercará a la historia de aquellos que dedicaron una parte de su vida a la salvaguarda y mantenimiento de la Seguridad Ciudadana. Lo aquí aportado es una mera aproximación susceptible de ser corregida y ampliada próximamente.           

             El vestigio más antiguo del que se tenga constancia es un Policía Local de nombre León Gadea, en el año 1945. En esa época la función de la Policía Municipal era totalmente diferente a como la conocemos en la actualidad. La Guardia Civil, con acuartelamiento entonces junto a la actual Ermita de San Bonifacio, gozaba de todas las competencias.           

            Del  8 de Diciembre de 1953 existe una instantánea que muestra a los Agentes municipales Tomás Aguilar y al conocido por TIO PAJARO, junto al Agente de la Guardia Civil  Sr. Maldonado.   

            A finales de los 60 y principios de los 70, la uniformidad cambia del color gris al color azul. Las primeras motocicletas ya prestan servicio en el Cuerpo (Ossa 125, Sanglas 400 y Ducati 250).Las motocicletas Ossa 125 incorporaban un emisor-receptor de 27 Mhz. Mientras la sirena de la motocicleta Sanglas era eléctrica, los otros dos modelos la accionaban al aproximar un eje a la rueda, sobre la cual, debido al rozamiento, emitía su peculiar sonido, similar al emitido por las sirenas que avisaban de un bombardeo en la II Guerra Mundial

             Al mando del cuerpo se hallaba D. José Hernandez Martin, que procedente de la Guardia Civil, se hizo cargo de la Jefatura, gracias a la prestación de servicios civiles para miembros de la Benemérita institución.

            En torno al año 1978, la Jefatura pasó al Cabo José Cuenca Lozano y el mando sobre las unidades de tráfico, recayó sobre el Sargento GIL, al mando de 5 unidades motoristas. En el año 1980, coincidiendo con la nueva etapa de mando del Sargento Arístides Dolç ( 1980-1983) se adquieren los nuevos vehículos policiales. Una grúa y un Renault 4. En el año 1983, aproximadamente, el nuevo coche patrulla pasaría a ser un SEAT Ronda diesel, por aquello de la economía. Su matricula fue A-1995-AD. Este turismo fue víctima del pedrisco caído allá por el 1985 aproximadamente. Sería sustituido por el SEAT Málaga de color azul A-3620-AS.

             Otra etapa es la vivida con el Sargento Jefe Aristides Dolç, que llegó a contar con tres cabos a sus órdenes. Provenía del ejército. Llegó a ser Teniente Provincial de la Cruz Roja cuando ésta todavía era un estamento militar. Fue así que, más tarde opositó y aprobó como Sargento Jefe de la Policía Local, cargo que ocupó durante dos años, pasando posteriormente a desempeñar un cargo en la Administración Local.

             Nuevamente la Jefatura pasó a manos del Sargento Jefe Interino Pedro Fernández Gea. En esa etapa, el cuadro de mando era un Cabo Jefe y 4 cabos interinos, que posteriormente ocuparían la plaza en propiedad, llegando uno de ellos a ser nuestro actual Comisario Jefe. En el año 1984, las motos fueron retiradas a excepción de una unidad al servicio del Departamento de Obras.

         Usábamos unas nuevas insignias de plástico serigrafiado que estuvieron en uso hasta el año 1985 aproximadamente. Todas las armas de fuego habían sido retiradas por criterio de la nueva corporación. A partir del año 1984 se experimenta un progresivo rejuvenecimiento de la plantilla y crecimiento de efectivos.

          El entonces Cabo y actual  Comisario Jefe  D. Antonio Amorós Albert, pasó a desempeñar el mando del Cuerpo al haber ascendido a Sargento Jefe, y posteriormente al empleo de Suboficial Jefe. En esta etapa, y a principios de los años 90, el Cuerpo fue nuevamente dotado con revólveres de la marca Llama Martial calibre 38.spl de 6 disparos, en uso hasta la adquisición de las nuevas pistolas reglamentarías Walther  P99 de 9 mm/Parabellum.

           Los coches radiopatrulla fueron sustituidos en sucesivas ocasiones. Al primer vehículo, un Renault 4-L, le siguieron un Seat Ronda diesel, un Seat Málaga y  dos unidades Renault 11. Posteriormente se sustituyeron, cronológicamente por Renault 19 ( 2), Peugeot 206(2), Peugeot 306 (2) Citroen Xsara (2)  y Citroen Xsara Picasso (3).

         Con el parque de motocicletas ocurrió lo mismo. Las obsoletas motocicletas fueron sustituidas por Yamaha y Suzuki, para posteriormente ser sustituidas por las nuevas BMW y Kawasaki de 650 C.C.

            Con el aumento de la población, el incremento del tráfico rodado, la apertura de nuevos centros oficiales y  la constante apertura de nuevos viales, se hace necesario un nuevo reto encaminado a un mejor servicio al ciudadano: La especialización y creación de nuevas unidades dentro de la Policía Local.

 

Fuente: D. José Ramón Juan Sala

Agente de la Policía Local de Petrer