Se realizarán bajo estrictas medidas de seguridad por la pandemia del coronavirus

Los institutos de bachillerato de Petrer -Azorín, Paco Molla y La Canal- acogen mañana a los 217 estudiantes que se someten durante tres días, hasta el próximo jueves, a las Pruebas de Acceso a la Universidad (PAU). La nota que obtengan, junto a la media de bachillerato, será la que determine las carreras a las que se puedan matricular para el próximo curso dependiendo de las notas de corte de cada una de ellas.

Es la primera vez que estas pruebas se realizan en los propios institutos en lugar de las universidades, como ha venido ocurriendo hasta ahora. Una buena noticia para el alumnado, según puntan diversas fuentes, porque puede someterse a los exámenes en un entorno conocido, lo cual les aportará seguridad en las actuales circunstancias, evitará las aglomeraciones y el transporte masivo de personas.

Por centros, 61 alumnos del Azorín, 108 del Paco Mollá y 48 de La Canal realizarán estas pruebas. El protocolo establece que el alumnado ha de estar protegido con mascarilla antes de entrar en el centro educativo, donde debe presentarse 45 minutos antes de la realización de cada una de las pruebas.

De esta manera, en cada centro habrá una única puerta de entrada de acceso, a pesar de que pueda haber puertas de emergencia preparadas para la salida de los y las estudiantes.

Para asegurar el correcto funcionamiento, habrá un miembro de las fuerzas de seguridad del Estado que controlará que todo se desarrolle con normalidad en el momento de la entrada en el centro.

Además de este personal, en el centro habrá profesorado funcionario, que no será del mismo centro educativo, encargado de la vigilancia de las aulas donde se desarrollan los exámenes de las PAU.

También habrá personal encargado de controlar el desarrollo de los exámenes de los y las estudiantes que tenga adaptaciones concedidas, en un aula destinada expresamente para este trabajo.

Al examinarse en su centro, pero con personal externo, todas las personas involucradas en las pruebas tendrán que llevar identificaciones de determinados colores para garantizar la seguridad y para que el alumnado sepa a quién dirigirse.

El coordinador o coordinadora de centro llevará una tarjeta de color rojo, las del resto de personal del centro color naranja y las de los y las vigilantes de las aulas, color amarillo. El alumnado de las PAU llevará una tarjeta de color azul y las personas miembros del tribunal portarán un identificador de color verde.

El personal de vigilancia será el encargado de leer los nombres en la entrada del aula y de confirmar la identidad del o de la estudiante que tenga en su aula. La identificación se hará mediante la comprobación del DNI, que cada estudiante deberá dejar encima de la mesa.

Aunque habrá un listado total de estudiantes del centro que se presenta en las PAU, que será aportado por la Universidad, el o la responsable del centro deberá hacer listados para aulas, en función de la matrícula y las aulas disponibles.

No obstante, cada estudiante contará con las medidas de protección necesarias para poder realizar las pruebas, ya que la Conselleria ha abastecido de geles hidroalcohólicos y mascarillas a los centros.

Igualmente, la disposición del alumnado en las aulas deberá asegurar una distancia mínima de dos metros, con una mascarilla dispuesta en cada mesa, y la entrega y devolución de las pruebas escritas deberá organizarse de manera que se limite el contacto directo por parte del personal de la organización, con el objeto de cumplir con las medidas de protección individual.

WordPress Video Lightbox Plugin