Una red solidaria con más de 40 modistas, aparadoras y amas de casa llevan confeccionadas casi 3.000 batas que han enviado a hospitales de diferentes puntos del país.

La suspensión de las fiestas de Moros y Cristianos como consecuencia de la pandemia de la COVID-19 ha hecho que modistas y un diseñador de trajes de fiestas hayan girado su mirada hacia la confección de batas y mascarillas para hospitales, centros de salud y otros servicios asistenciales.

Se trata de una red solidaria formada por unas 40 personas, en la que también hay aparadoras del sector calzado y amas de casa, coordinadas por el diseñador de ropa festera Fernando Vera “Gedeón”, y la colaboración de numerosas empresas, que confeccionan una media de 500 batas semanales. “Comenzamos haciendo batas quirúrgicas pero ahora ya nos piden de las impermeables”, ha explicado Fernando Vera quien cifra en casi 3.000 la cantidad que llevan hasta ahora.

Todo empezó porque una enfermera le pidió a mi hermana que si le podíamos coser unas batas”, ha indicado el diseñador quien ha explicado que “no sé cómo pero se han ido enterando de otros hospitales y nos han pedido, y les enviamos gracias a la solidaridad de quienes nos están ayudando tanto en los tejidos, como en el transporte o en cortar el material”. Yecla, en Murcia, Quart de Poblet y Paterna, en Valencia, pero también a Madrid y, como no, a los centros de salud de la comarca del Medio Vinalopó y al Hospital de Elda son algunos de los destinos a los que llegan estas batas confeccionadas con “mucho amor y con la solidaridad de muchas personas y empresas”.

La alcaldesa, Irene Navarro, y la concejala de Sanidad, Juana Ochoa, han visitado el taller del diseñador local para mostrarle su agradecimiento tanto a él, como a toda la red de modistas, aparadoras y amas de casa que están trabajando en este proyecto, y a las numerosas empresas locales que colaboración con la cesión del tejido, cortando las piezas o en la esterilización de las batas y mascarillas. También a Protección Civil.

La alcaldesa ha indicado que es una muestra más de la “enorme solidaridad de Petrer, una población que fue pionera en la confección de mascarillas en viviendas particulares”, y que ahora quienes debían estar cosiendo trajes para las fiestas de Moros y Cristianos “se han transformado para ayudar en aquello que es más necesario como es dotar de batas a muchos centros y hospitales que lo necesitan, y eso es digno de agradecer en nombre de toda la ciudad”.

Vera ha explicado que “a falta de tres semanas para las fiestas ahora estaríamos con muchos nervios y mucho estrés, terminando todos los trajes, pero se han quedado todos en el ropero porque ahora lo importante es colaborar con los profesionales sanitarios”.

El equipo que coordina este diseñador también confecciona mascarillas que han enviado a otros servicios esenciales como la asociación de familiares y enfermos de alzheimer de Elda y comarca, y a los cuarteles de la Guardia Civil de Villena e Ibi.

WordPress Video Lightbox Plugin