CAS | VAL
El mosaico romano de Petrer viaja al MARQ para su restauración
10/08/2017

El mosaico romano de Petrer viaja al MARQ para su restauración

La restauración del mosaico romano de Villa Petraria forma parte de los preparativos de la exposición “Petrer, arqueología y museo” que se podrá visitar en el MARQ de febrero a mayo de 2018. Tras la exposición, el mosaico volverá a Petrer para su exposición definitiva en el nuevo Museo Dámaso Navarro.

Desde hace unos días, técnicos del Museo Arqueológico de Alicante (MARQ) y del Museo Dámaso Navarro de Petrer, en colaboración con el personal especializado de Alebus Patrimonio y de la Diputación de Alicante, han estado trabajando en la preparación del desmontaje y traslado del mosaico romano de Villa Petraria, expuesto en una de las paredes del Museo arqueológico y etnográfico de Petrer desde 1995.

El mosaico, que hoy viaja hasta las instalaciones del MARQ, será restaurado en el taller de restauración del museo alicantino como parte de los preparativos de la exposición “Petrer, arqueología y museo”, que, de febrero a mayo de 2018, permitirá conocer la historia de Petrer en las instalaciones del Museo Arqueológico Provincial de Alicante. Una vez finalizada la exposición, el mosaico, junto con el resto de piezas expuestas, volverá a Petrer para su exhibición definitiva en el nuevo Museo Dámaso Navarro.

Según ha indicado Fernando Tendero, director del Museo Dámaso Navarro, este desmontaje ha supuesto un reto técnico ya que hasta la fecha no se había realizado un trabajo patrimonial de estas características. Cabe recordar que este mosaico, perteneciente al asentamiento rural del período romano fue localizado en el subsuelo del centro histórico de Petrer. Concretamente, fue en septiembre de 1975 cuando, en la actual calle Constitución, se descubrieron dos fragmentos de grandes dimensiones (8 y 3 m2 aproximadamente) de un mosaico correspondientes al suelo de la residencia del propietario de la villa romana, datado entre la segunda mitad del siglo IV y la primera mitad del siglo V d. C.

Tras las labores de recuperación del mismo, el mosaico se situó en una pared de las escaleras de acceso a la planta superior del recién inaugurado ayuntamiento y, en 1995, durante unas obras de reforma del interior de la casa consistorial, se reubicaron en una pared del actual Museo Dámaso Navarro, cuando era todavía biblioteca municipal. Desde esa fecha, ha estado en la misma posición hasta estos días, siendo posiblemente la pieza más significativa de la colección del museo.

El desmontaje ha consistido en volver a desmontar el mosaico en las mismas partes en las que se extrajo de la calle Constitución para lo cual se ha instalado un andamio de grandes dimensiones en el interior del museo. Tras el traslado del mosaico al taller de restauración del MARQ, comenzará una exhaustiva y delicada labor de limpieza y reintegración para que esté en las mejores condiciones de conservación y exhibición.