CAS | VAL
Monumentos

Historia de Petrer

La ocupación humana de Petrer se remonta al periodo neolítico (V milenio a.C.), aunque fue durante la Edad del Bronce, en torno al 1500 a. C., cuando se ocupó de forma plena el territorio al crearse pequeños asentamientos dedicados a la agricultura y a la cría de ganado.

 

Del periodo ibérico (s. V y II a.C.) también se han localizado varios yacimientos, y en época romana hubo diversas villas dedicadas a la producción de cereales, aceite y vino. De una de ellas, la denominada Villa Petraria, procede un mosaico polícromo de gran tamaño, datado en el siglo IV a.C.

 

Es el época islámica (s. XII) cuando Petrer comienza a adquirir su actual estructura urbana. Denominada Bitrir, fue un poblado protegido por un recinto amurallado y por el castillo, construido a finales del s. XII sobre un asentamiento anterior. Tras la firma del Tratado de Almizra (1244) por el que se establecía la frontera entre los reinos de Castilla y Aragón, Petrer pasó a pertenecer al reino castellano. A comienzos del s. XIV quedó  bajo la soberanía de la corona de Aragón debido a los acuerdos firmados en la Sentencia de Torrellas (1304) y el Pacto de Elche (1305).

 

Tras la expulsión de los moriscos en 1609, tan sólo quedaron en la población el alcaide del castillo y siete familias de cristianos viejos, repoblándose con cerca de cien familias procedentes de Castalla, Onil, Biar, Xixona y Mutxamel.

 

Durante la Guerra de Sucesión (1700-1714), la villa luchó a favor de Felipe V, consiguiendo diversos privilegios como premio a su lealtad.

 

El último acontecimiento relevante ocurrió durante los momentos finales de la Guerra Civil, cuando el Gobierno de la Segunda República se instaló en la finca "El Poblet" antes de marchar al exilio.

Castillo

Castillo

Construido en época musulmana y remodelado posteriormente, consta de dos recintos: la explanada y la alcazaba.

 

El primero conserva un lienzo de muralla de tapial con un cubo central que delimita un espacio interior donde las excavaciones arqueológicas documentaron viviendas de cronología medieval.

 

La alcazaba corona el cerro. Fue construido entre los siglos XII y XV. Consta de un espacio amurallado de planta poligonal con ocho lados, en mampostería y sillería. Su acceso principal está elevado sobre el nivel del suelo y defendido por un balcón amatacanado. Tras una larga restauración (1974-1983) fue declarado Monumento Histórico-Artístico.

 

Visitas guiadas gratuitas:

     Martes a Viernes: 11, 12 y 13 horas desde la Tourist Info

     Sábado, domingo y festivos: 11, 12 y 13 horas desde la puerta del castillo.

 

Casas-cueva de la muralla

Casas-cueva de la muralla

A principios del siglo XX la parroquia de San Bartolomé alquiló a las familias más necesitadas de Petrer los terrenos que rodeaban el castillo, incluida la muralla, para que pudieran excavar sus casas.

 

A finales de los 70 asistimos al abandono de estas casas-cueva, y a la compra de muchas de ellas por parte del ayuntamiento. La restauración realizada en el año 2008 de las casas-cueva de la muralla del castillo ha permitido recuperar uno de los lugares más pintorescos de nuestra villa.

 

Se trata de tres viviendas con un atractivo arquitectónico y cultural que ha sido aprovechado como extensión del Museo Arqueológico y Etnológico Dámaso Navarro.

 

La exposición se estructura en dos ámbitos: una primera parte donde se recrea la vivienda de mediados del siglo XX, con sus habitaciones y objetos cotidianos; y otra dedicada a los oficios y a las actividades tradicionales de la villa.

 

Horario de visitas guiadas gratuitas: el mismo que el castillo, se realiza una visita conjunta castillo y casas-cueva.

Horno Romano de Villa Petraria

Horno Romano de Villa Petraria

Entre el año 2007 y 2008 se llevó a cabo una intervención arqueológica muy importante en la calle La Fuente, al norte de la Iglesia de San Bartolomé.

 

Tras la excavación se hallaron restos del taller artesanal de Villa Petraria, con las diferentes dependencias en las cuales se trabajaba en la construcción de ladrillos y tejas, almacenes y tres hornos distintos donde se llevaba a cabo la cocción de la arcilla.

Este barrio artesanal se encuadra cronológicamente entre los siglos III y IV d.C

 

El Horno Romano se puede visitar gratuitamente:

Martes a Viernes a las 11:00, 12:00 y 13:00 horas desde la oficina de turismo.

Sábados: de 18:00 a 20:00 desde el Museo Dámaso Navarro.

Domingos y festivos: de 11:00 a 14:00 horas desde el Museo Dámaso Navarro. 

Arco del Castillo

Arco del Castillo

Se trata de uno de los antiguos portales de acceso a las calles situadas en las faldas del castillo subiendo desde la plaça de Dalt. Realizado en mampostería y mortero de cal, probablemente fue construido en el s. XV o XVI.
Iglesia parroquial de San Bartolomé

Iglesia parroquial de San Bartolomé

Comenzó a construirse sobre una iglesia anterior en 1779. Es un edificio de planta rectangular diseñado por Francisco Sánchez. Consta de una nave central con capillas laterales y un crucero con cúpula sobre tambor.

 

La fachada está dividida en tres calles por un sencillo fajeado, y se remató con las esculturas de San Bartolomé, San Pedro y San Pablo, que fueron derribadas durante la Guerra Civil y repuestas posteriormente. En la parte superior de la portada se encuentra el escudo de armas del conde de Puñonrostro, promotor de la obra.

 Ermita de San Bonifacio

Ermita de San Bonifacio

Fue levantada extramuros entre el 21 de abril y el 25 de mayo de 1634, aunque se amplió en la primera mitad del s. XVIII gracias a las limosnas de los fieles. Custodia la imagen de San Bonifacio, patrón de la ciudad.

 

La planta de la ermita es de cruz latina, con nave central y capillas laterales, ábside y una cúpula gallonada con teja curva de color azul.

Ermita del Santísimo Cristo

Fue edificada en 1674, pero a pesar de las reformas del s. XVIII, conserva bien su aspecto rural al presentar tres contrafuertes en su parte trasera y una espadaña con campana en la fachada.

 

Es de planta rectangular con nave central y capillas laterales. En su interior se encuentra la imagen del Santísimo Cristo del Calvario o de la Sangre, protector de epidemias, sequías y calamidades.

 

Web:  http://www.elcristopetrer.es

Ermita de Catí (en el paraje natural de Catí)

Ermita de Catí (en el paraje natural de Catí)

Consagrada bajo la advocación de la Inmaculada Concepción, está situada en la partida rural homónima. Aunque se desconoce la fecha de construcción, su tipología responde a las ermitas del s. XVII.

 

De una sola nave, presenta una cubierta a dos aguas y seis contrafuertes laterales, adosándosele un pequeño refugio. La fachada es adintelada y rematada con espadaña. Su cubierta interior es abovedada reforzada por arcos fajones.

Acueducto de San Rafael (fuera del centro histórico, en el barrio de San Rafael)

Acueducto de San Rafael (fuera del centro histórico, en el barrio de San Rafael)

Situado  sobre la rambla de Puça o rambla dels Molins, trasportaba agua del manantial de La Noguera y abastecía a la población de Elda. Se construyó a finales del siglo XVI y es posible que estuviese en uso hasta comienzos del s. XIX.

 

Se conservan tres arcos apuntados que descansaban en cuatro machones troncocónicos realizados en sillería.

 

Fue declarado Monumento Histórico-Artístico  de Interés Local por el Ministerio de Cultura en 1981.

Pantano o Pantanet (fuera del centro histórico, en dirección a Xorret de Catí)

Pantano o Pantanet (fuera del centro histórico, en dirección a Xorret de Catí)

Se construyó en 1680 en el Estret de Catí, en el punto de confluencia de las aguas de dos barrancos, con el objetivo de mejorar y ampliar el regadío en los campos de cultivo de esta partida, aunque en 1720 ya estaba en desuso.

 

La presa es de mampostería, formando una pared convexa a la corriente, El paramento alcanza una altura máxima de 14m. y una longitud de planta levemente poligonal de 47 m.

Canal de Ferro (fuera del centro histórico, en dirección a Xorret de Catí)

Canal de Ferro (fuera del centro histórico, en dirección a Xorret de Catí)

La canal de Ferro es una obra hidráulica, un singular acueducto, que servia de soporte a la canalización de las aguas de la mina de la Bienvenida a su vadeo de la rambla de Puça.

 

Fue construida a principios del siglo XX por D. Eleuterio Abad Seller, al objeto de mejorar el acueducto existente anterior, que era regularmente arrasado por las avenidas de la Rambla de Puça, en uno de los lugares más estrechos (El cantal de Sánchez) al objeto de llevar el agua a su Hacienda o heredad denominada la Cañada del Castillo (lo que hoy es el barrio de Hispano-América).

 

En la actualidad se ha desmontado para su restauración, debido a que el paso del tiempo había deteriorado la canalización de hierro, poniendo en peligro su estabilidad.

Museo Dámaso Navarro

Museo Dámaso Navarro

Petrer

Petrer

Museo Dámaso Navarro

Museo Dámaso Navarro

Castillo antiguo

Castillo antiguo

Casas-cueva de la muralla

Casas-cueva de la muralla

Arco del Castillo

Arco del Castillo

Iglesia San Bartolomé

Iglesia San Bartolomé

Ermita de San Bonifacio

Ermita de San Bonifacio

Ermita del Santísimo Cristo

Ermita del Santísimo Cristo

Ermita de Catí

Ermita de Catí

Acueducto de San Rafael

Acueducto de San Rafael

Pantano

Pantano

Canal de Ferro

Canal de Ferro